Buscar Buscar Comentar Comentar Enviar por email Enviar por email Menu Menu Red de sitios Red de sitios Reloj Reloj Reloj Reloj Twitter Twitter WhatsApp WhatsApp Facebook Facebook Pinterest Pinterest Instagram Instagram Instagram Instagram Tumblr Tumblr Google+ Google+ Reproducir video Reproducir video Pausa Pausa Ver Ver Expandir Expandir Video Video Imagen Imagen Lista Lista Compartir Compartir Enviar Enviar Anterior Anterior Anterior Anterior Siguiente Siguiente Siguiente Siguiente Cerrar Cerrar Cerrar Cerrar Voy de Viaje Voy de Viaje En Familia En Familia En Pareja En Pareja Con Amigos Con Amigos Solos Solos En Avión En Avión En Auto En Auto Tips de Viaje Tips de Viaje Gastronomía Gastronomía Exóticos Exóticos Ciudades Ciudades Playas Playas Teens Teens Cuaderno de Viaje Cuaderno de Viaje Bus Bus Crucero Crucero Aventura Aventura
En familia

Ruta gastronómica en Misiones

Desde Posadas hasta Montecarlo, una travesía para paladares exploradores permite conocer algunas de las propuestas culinarias de esta región litoraleña, que busca revalorizar recetas y productos de la tierra colorada. 

Por Christian Quinteros*.

Viajar por la provincia más verde del país se puede convertir en una verdadera glotonería. Misiones, además de ser dueña de paisajes descollantes, cuenta con una fuerte tradición culinaria capaz de mantener ocupado comiendo durante todo el día a cualquier viajero sibarita. Estamos en la tierra del chipá, ese bocado omnipresente hecho a base de almidón mandioca, huevo y queso que se come caliente sin parar. En Misiones, el horno siempre está para bollos y listo para otras cosas. 

El viaje inicia en Posadas, cenando en una casa de familia donde nos dan la bienvenida a esta tierra (ver Sabores de Allá Ité). Al día siguiente, temprano a la mañana, embarcamos junto a un numeroso grupo de estudiantes en un catamarán, desde el muelle ubicado al lado de la vieja estación de tren. Durante casi dos horas de paseo por el calmo río tenemos una postal única de esa ciudad de pujante crecimiento en los últimos años. En el amplio salón VIP de la embarcación nos ofrecen un suculento desayuno, pero optamos por mates calientes y chipás.

Delicias al atardecer. Mate cocido quemado, chipá y mbeyú son ideales a la hora del fogón. (Christian Quinteros)

 Mientras navegamos, nos llama la atención la moderna y vital Costanera con sus tres playas, remozada en 2010 y convertida en un verdadero circuito aeróbico con vista única. De repente, quedamos inmóviles al ver el dorso de la estatua plateada del prócer Andresito -imponente escultura del artista local Gerónimo Rodríguez- levantada en honor al cacique Andrés Guacurarí. Otra maravillosa obra de la ingeniería que impacta ver desde esa ubicación, a bordo del lujoso Misión Paraná, es el puente binacional San Roque González de la Santa Cruz, que cruza hasta la ciudad paraguaya de Encarnación. 

Regresamos del paseo en horas del almuerzo y nos dirigimos hasta el restaurante El Noque, del complejo turístico La Aventura. Allí nos ofrecen un menú degustación de brusquetas con salmón de río ahumado, cazuelas de mandioca y pacú y sorrentinos de surubí -entre algunos de los platos principales- y una delicada crème brûlée de yerba mate, entre las delicias dulces. 

Verdes campos de té

Saliendo de Posadas, tras dejar atrás a Santa Ana, llegamos por ruta provincial 103 a Oberá, sede de la Fiesta Nacional del Inmigrante, que se realiza en la primera quincena de septiembre de cada año. Sobre la ruta nos detenemos para fotografiar a Silvio Ferreira, un camionero que rumbea hacia Leandro N. Alem acompañado de su hijo Ernesto, quienes trasladan un cargamento de 7.500 kilos de hojas verdes. Estamos en plena región productora de yerba mate y té. 

La parada es en Camellias Golf, donde nos espera Carolina Okulovich, quien nos enseña en un atractivo recorrido turístico todo el proceso relacionado con la cosecha y la producción de la Camellia sinensis, la base para la elaboración del té. En el restaurante La Fábrica del complejo, con su maravillosa vista hacia el campo de nueve hoyos, podemos degustar un menú de tres pasos creado por el chef Martín Pace, quien pone todo su ingenio y experiencia para elaborar delicados platos perfumados sutilmente con los blends diseñados por Carolina, nuestra anfitriona. 

Sabores misioneros. Un verdadero picnic gourmet en complejo Gruta India.

Gastronomía selva adentro

Saliendo de Oberá, por las rutas provinciales 5 y 6, nos dirihacia el norte para llegar hasta Montecarlo, a través de la ruta nacional 12. A medida que avanzamos, el paladar explorador no deja de sentir la seducción que provoca esa gastronomía vinculada con la selva, la tierra colorada, los productos de río y la cultura guaraní, que desprende sus aromas y sabores en cada bar, restaurante y puesto de comida de Gobernador Roca, Jardín América, Capioví y Puerto Rico, entre otras localidades. 

Siguiendo el derrotero, llegamos hasta el municipio de Garuhapé (“Camino de las canoas”, en lengua nativa), donde visitamos Gruta India, un predio en medio de la selva nativa con destacados saltos, cavernas y piletones naturales. Allí nos esperan Gabriela Machel y Christopher, su hijo, quienes saben cómo aprovechar los productos de esa tierra fértil convirtiéndolos en chutneys, mermeladas, aderezos y salsas para un pic-nic gourmet con rosca polaca con mbeyú (masa parecida al chipá, pero chata y cocinada en la sartén) y chutney de arándanos; chinchulines y arañita (corte del cuarto trasero de la vaca) a la parrilla, con ensalada de remolacha y chuchú (papa del aire), hojas de la huerta, reviro (acompañamiento de carnes y verduras a base de harina, agua y sal) y chutney picante de mango. Con la caída del sol, es el momento ideal para armar un fogón y compartir un típico mate cocido quemado, acompañado de chipá y mbeyú. 

Sabores de la selva

Estamos en la tierra del chipá, ese bocado omnipresente hecho a base de almidón mandioca, huevo y queso que se come caliente sin parar. En Misiones, el horno siempre está para bollos y listo para otras cosas. 

El viaje inicia en Posadas, cenando en una casa de familia donde nos dan la bienvenida a esta tierra, en donde probamos los Sabores de Allá Ité (un grupo de jóvenes cocineros): vino de miel (Fernando Brys), croquetas de pacú y yacaré (Gunther Moros), sopa de choclo y queso criollo y yacaré al curry (Julio Salina), cerveza artesanal de maíz y té (Mario Jung) y budín de miel de caña y azúcar mascabo más minigateaux de hibiscus (Kike Kraus).

A la mañana siguiente, en el amplio salón VIP de la embarcación que nos lleva a recorrer la costanera, nos ofrecen un suculento desayuno, pero optamos por mates calientes y chipás. Regresamos del paseo en horas del almuerzo y nos dirigimos hasta el restaurante El Noque, del complejo turístico La Aventura. Allí nos ofrecen un menú degustación de brusquetas con salmón de río ahumado, cazuelas de mandioca y pacú y sorrentinos de surubí -entre algunos de los platos principales- y una delicada crème brûlée de yerba mate, entre las delicias dulces. 

Verdes campos de té

Oberá, plena región productora de yerba mate y té. La parada es en Camellias Golf, donde nos espera Carolina Okulovich, quien nos enseña en un atractivo recorrido turístico todo el proceso relacionado con la cosecha y la producción de la Camellia sinensis, la base para la elaboración del té. En el restaurante La Fábrica del complejo, con su maravillosa vista hacia el campo de nueve hoyos, podemos degustar un menú de tres pasos creado por el chef Martín Pace, quien pone todo su ingenio y experiencia para elaborar delicados platos perfumados sutilmente con los blends diseñados por Carolina, nuestra anfitriona. 

Gastronomía selva adentro

Llegamos hasta el municipio de Garuhape (“Camino de las canoas”, en lengua nativa), donde visitamos Gruta India, un predio en medio de la selva nativa con destacados saltos, cavernas y piletones naturales. Allí nos esperan Gabriela Machel y Christopher, su hijo, quienes saben cómo aprovechar los productos de esa tierra fértil convirtiéndolos en chutneys, mermeladas, aderezos y salsas para un pic-nic gourmet con rosca polaca con mbeyú (masa parecida al chipá, pero chata y cocinada en la sartén) y chutney de arándanos; chinchulines y arañita (corte del cuarto trasero de la vaca) a la parrilla, con ensalada de remolacha y chuchú (papa del aire), hojas de la huerta, reviro (acompañamiento de carnes y verduras a base de harina, agua y sal) y chutney picante de mango. Con la caída del sol, es el momento ideal para armar un fogón y compartir un típico mate cocido quemado, acompañado de chipá y mbeyú. 

Datos útiles

¿CÓMO LLEGAR? De Posadas hasta Montecarlo son 159 kilómetros que se recorren a través de la ruta nacional 12 en sentido sur-norte, costeando el río Paraná. 

PASEOS: catamarán Misión Paraná (Posadas) tiene salidas a las 9 y a las 14 por el río Paraná, 540 pesos por persona; promoción de viernes, pagan tres e ingresan cuatro personas; fechas de salidas nocturnas 20 y 21 de julio y 17, 18 y 19 de agosto. Experiencia “Hacé tu propio té” en Camellia Golf (Oberá), 3.800 pesos por persona, dos días en total para realizar actividades de recolección y elaboración de té; incluye almuerzo de tres pasos en restaurante La Fábrica y merienda en Casa de Té. 

ALOJAMIENTO: hotel Julio César, desde 1.100 pesos habitación doble con desayuno (Posadas); camping Gruta India, tarifas por día 20 pesos ingreso por persona; 100 pesos, carpa; 700 pesos, cabaña para cuatro personas; 150 pesos uso de quincho; 30 pesos, estadía de auto (Garuhape).

GASTRONOMÍA: sugerimos Hoy cocino yo (Tucumán 1564, Posadas), restaurante a puertas cerradas con una propuesta de menú de varios pasos, utilizando productos regionales; 300 pesos por persona. 

MÁS DATOS: www.misiones.tur.ar

*Especial 

Comentá esta nota

2016. Todos los derechos reservados.
La Voz.