Buscar Buscar Enviar por email Enviar por email Menu Menu Red de sitios Red de sitios Reloj Reloj Reloj Reloj Twitter Twitter WhatsApp WhatsApp Facebook Facebook Pinterest Pinterest Instagram Instagram Instagram Instagram Tumblr Tumblr Google+ Google+ Reproducir video Reproducir video Pausa Pausa Ver Ver Expandir Expandir Video Video Imagen Imagen Lista Lista Compartir Compartir Enviar Enviar Anterior Anterior Anterior Anterior Siguiente Siguiente Siguiente Siguiente Cerrar Cerrar Cerrar Cerrar Voy de Viaje Voy de Viaje En Familia En Familia En Pareja En Pareja Con Amigos Con Amigos Solos Solos En Avión En Avión En Auto En Auto Tips de Viaje Tips de Viaje Gastronomía Gastronomía Exóticos Exóticos Ciudades Ciudades Playas Playas Teens Teens Cuaderno de Viaje Cuaderno de Viaje Bus Bus Crucero Crucero Aventura Aventura
Imperdibles

El Parque Nacional que es una oda al quebracho colorado

La reserva Copo, en Santiago del Estero, es hogar de miles de ejemplares del árbol más emblemático del monte chaqueño.

Por Redacción Voy de viaje.

“No se va a romper nunca, es un durmiente de quebracho”, más de uno escuchó esa frase alguna vez. Si hay una madera célebre en el imaginario argentino es ésta. Preciada por carpinteros, se considera una de las más duras del mundo, de hecho su nombre viene de la expresión “quiebra hachas” y por esta razón se utilizaba tradicionalmente para hacer durmientes de ferrocarril.

Ubicado en la zona conocida como “el impenetrable santiagueño”, el Parque Nacional Copo es el lugar ideal para todos los amantes de la fauna y flora del norte argentino.

Bosque nativo

El calor intenso y el aire seco se mueven a su gusto en las 114.250 hectáreas de la reserva. Es hogar de osos hormigueros, chanchos del monte, yaguaretés y diversas aves. Tampoco es extraño encontrar en sus senderos al armadillo más grande del mundo: el tatú carreta.

Con los años Copo se convirtió no solo en un refugio para especies animales amenazadas, sino también, en un sitio de protección de la flora nativa, que en la provincia se redujo por la tala indiscriminada. En su bosque se alzan, entre otros, mistoles, palos borrachos y algarrobos.

Este sitio es sin dudas un imperdible para disfrutar de la naturaleza en su máxima expresión. La mejor época para visitarlo es entre los meses de abril y noviembre, para evitar las temperaturas elevadas del verano.

2016. Todos los derechos reservados.
La Voz.