Buscar Buscar Comentar Comentar Enviar por email Enviar por email Menu Menu Red de sitios Red de sitios Reloj Reloj Reloj Reloj Twitter Twitter WhatsApp WhatsApp Facebook Facebook Pinterest Pinterest Instagram Instagram Instagram Instagram Tumblr Tumblr Google+ Google+ Reproducir video Reproducir video Pausa Pausa Ver Ver Expandir Expandir Video Video Imagen Imagen Lista Lista Compartir Compartir Enviar Enviar Anterior Anterior Anterior Anterior Siguiente Siguiente Siguiente Siguiente Cerrar Cerrar Cerrar Cerrar Voy de Viaje Voy de Viaje En Familia En Familia En Pareja En Pareja Con Amigos Con Amigos Solos Solos En Avión En Avión En Auto En Auto Tips de Viaje Tips de Viaje Gastronomía Gastronomía Exóticos Exóticos Ciudades Ciudades Playas Playas Teens Teens Cuaderno de Viaje Cuaderno de Viaje Bus Bus Crucero Crucero Aventura Aventura
Escapadas

Naturaleza de impacto: conocé el bosque petrificado de Chubut

Situado a unos 100 kilómetros de Trelew, este paisaje guarda una gran historia. Es además un lugar interesante para los amantes de la fotografía.

Por Redacción Voy de Viaje.

El sur argentino es dueño de paisajes increíbles; algunos mundialmente conocidos y otros más secretos. Uno de los que integran este último grupo es el bosque petrificado Florentino Ameghino, que se encuentra en la provincia de Chubut a unos 100 kilómetro de Trelew.

Contiene algunos troncos que datan de millones de años. El paisaje es llamativo: el marrón de los restos de árboles se mezcla con el suelo claro y algunos fragmentos de troncos sobresalen de la tierra, creando un escenario ideal para los amantes de la fotografía.

Descubierto por el geólogo Roberto Lech, lleva el nombre de Florentino Ameghino, quien desenterró los restos del primer dinosaurio encontrado en nuestro país, el Tyrannosaurus australis.

Bosque y mar

Los restos de árboles que existen en este lugar formaban parte de un bosque que se ubicaba cerca del lago Florentino Ameghino hace unos 60 millones de años. Se dice que fueron arrastrados por las crecidas de ríos hasta el sitio actual, donde en ese momento había costas marinas. Varios estudios lo determinan así debido a los hallazgos de restos de fósiles marinos y de dientes de tiburón, y a las ondulaciones marcadas en las rocas por el agua del mar.

Actualmente es un área protegida y abarca unas 220.000 hectáreas, de las cuales unas pocas están abiertas al público y otras están reservadas para investigaciones. Para visitarlo hay que comunicarse previamente.

 

Comentá esta nota

2016. Todos los derechos reservados.
La Voz.