Buscar Buscar Enviar por email Enviar por email Menu Menu Red de sitios Red de sitios Reloj Reloj Reloj Reloj Twitter Twitter WhatsApp WhatsApp Facebook Facebook Pinterest Pinterest Instagram Instagram Instagram Instagram Tumblr Tumblr Google+ Google+ Reproducir video Reproducir video Pausa Pausa Ver Ver Expandir Expandir Video Video Imagen Imagen Lista Lista Compartir Compartir Enviar Enviar Anterior Anterior Anterior Anterior Siguiente Siguiente Siguiente Siguiente Cerrar Cerrar Cerrar Cerrar Voy de Viaje Voy de Viaje En Familia En Familia En Pareja En Pareja Con Amigos Con Amigos Solos Solos En Avión En Avión En Auto En Auto Tips de Viaje Tips de Viaje Gastronomía Gastronomía Exóticos Exóticos Ciudades Ciudades Playas Playas Teens Teens Cuaderno de Viaje Cuaderno de Viaje Bus Bus Crucero Crucero Aventura Aventura
Argentina

Mil lugares para descubrir

Punta Arenas es la ciudad más austral del continente chileno. 

Por Redacción LAVOZ.

No lo promocionan lo suficiente, pero sería un buen gancho: el crucero no posee servicio de Internet, menos de Wi Fi ni televisión. Y como se transita por lugares despoblados, tampoco el teléfono celular tiene señal. 

Tampoco proyectan películas ni documentales, sólo las que se ven en las charlas de los guías. El barco posee un teléfono satelital prepago, que sólo se utiliza en caso de emergencias. Es decir que, quien se embarca en esta aventura, se desconecta del mundo por unos días; no sabe lo que sucede en el resto del planeta; no vive pendiente de la pantalla portátil de un celular, ni de lo que dicen los noticieros televisivos o las radios.

En los camarotes hay un sistema de audio con cuatro frecuencias sólo de música, que cada pasajero puede elegir. O se puede apagar la radio y escuchar el silencio. A veces se siente el romper de las olas contra el barco, pero a bordo en muy pocas oportunidades uno se da cuenta que está navegando por aguas heladas y castigadas por los fuertes vientos polares.

Las grandes ventanas en cada cabina (van del techo hasta casi el piso) son una invitación para sentarse y contemplar los paisajes de agua, montañas nevadas y glaciares a pocos metros del crucero. Observar un amanecer o un atardecer, es inolvidable.

Las salidas se hacen desde mediados de septiembre hasta la primera semana de abril. En esa parte del año es posible navegar con cierta tranquilidad por esas aguas y realizar los desembarcos para las expediciones. Para acercarse a tierra o realizar excursiones, se navega en los Zodiac, botes inflables con motor fuera de borda.

Expediciones

Una de las expediciones, hermosa y cargada de adrenalina, es recorrer uno de los fiordos (canales) a toda velocidad con los Zodiacs, esquivando trozos de hielo flotando, con el viento helado pegando en la cara (la única parte del cuerpo descubierta), y llegar a la base de grandes glaciares (como el Parry).

O desembarcar en la isla Magdalena, caminar por unos senderos especiales hasta llegar a un faro y cruzarse con los pingüinos magallánicos, que ya están acostumbrados a ver estos raros visitantes cargados de ropas y chalecos salvavidas.

La experiencia es inigualable. Cuando se vuelve al continente se sufre un poco del “mareo de tierra”, normal luego de estar navegando varios días. Pero vale la pena. Quedarán imágenes grabadas en la memoria de paisajes casi inexplorados por el hombre, donde la naturaleza juega con el frío, el viento, el agua, la montaña y forman esa parte de la Patagonia tan indomable como única, bella e inolvidable. 

La Patagonia chilena muestra muchas posibilidades para hacer excursiones y conocer sitios inolvidables. La aventura está servida y al alcance de los más audaces. 

Punta Arenas es la ciudad más austral del continente chileno. Tiene alrededor de 130 mil habitantes y su puerto recibe barcos desde los océanos Atlántico y Pacífico. Hasta que no se abrió el Canal de Panamá, era el paso obligado entre los dos océanos. Es considerada la capital de la Patagonia y el corazón del Estrecho de Magallanes. Además es el lugar indicado para hacer base y recorrer muchos sitios interesantes en la región.

En esta ciudad chilena conviven muchas culturas. Las de sus pueblos originarios hasta las de los europeos, siendo los croatas los inmigrantes que en mayor número fueron a poblar esa tierra lejana de todo. El centro urbano fue fundado el 18 de diciembre de 1848, a 60 kilómetros al norte del Fuerte Bulnes (el primer poblado chileno en la Patagonia). El viento es la principal preocupación en Punta Arenas. 

Entre octubre y marzo las ráfagas pueden superar los 120 kilómetros por hora. La temperatura promedio anual es de 6,5º C y en invierno nieva seguido.

Como atractivo turístico tiene el Cementerio Municipal Sara Braun, que luce orgulloso su arquitectura y sus árboles cipreses podados casi a la perfección. La ciudad también posee una zona franca, libre de impuestos, donde se puede comprar de todo. En algunos casos, los precios son convenientes (tal como ocurre con perfumes, alcohol o tecnología).

El Hotel Dreams, de cinco estrellas, tiene casino y una vista privilegiada del puerto y de la ciudad. También es una buena idea caminar por su costanera o pararse en alguno de los miradores desde lo más alto de la ciudad para observar Punta Arenas y el Estrecho de Magallanes. 

Además, hay monumentos en honor a los chilotes (habitantes de la isla Chiloé, quienes fueron unos de los primeros inmigrantes internos de Chile que llegaron a poblar Punta Arenas); al ovejero, trabajador clave en esta zona, encargado de arriar a las ovejas por lugares hostiles; a los croatas, principal corriente de extranjeros que llegó a la zona para quedarse, o al petróleo, una de las principales explotaciones en la región.

Las excursiones que se pueden hacer desde Punta Arenas son muchas y variadas. A 300 kilómetros, vía terrestre, se puede ir hasta el Parque Nacional Torres del Paine, un lugar único, cargado de paisajes, rodeado de montañas, valles, ríos, lagos y glaciares. También se puede visitar el Fuerte Bulnes, a 60 kilómetros de Punta Arenas sobre el Estrecho de Magallanes, un sitio histórico donde los exploradores levantaron esa fortaleza y desde allí investigaron la zona.

Más allá del Fuerte Bulnes se puede hacer otra excursión inolvidable. Por caminos de ripio se puede ir en automóvil hasta un punto y, desde allí, solamente por agua a la casa-faro San Isidro, el último del continente. El desafío es hacerlo en kayak. Son alrededor de 10 kilómetros por el Estrecho de Magallanes, con paisajes hermosos y acompañados, si están de ánimo, por delfines australes.

Esa es una experiencia increíble: ver cómo pasan por debajo de la embarcación y se muestran en la superficie es ideal para una foto para la eternidad. Luego del recorrido se llega a la casa-faro, construida en 1904 que sirve de guía para los barcos que llegan del Pacífico rumbo a Punta Arenas o al Atlántico. En el lugar hay un hospedaje y un restaurante. Comer allí con la vista del estrecho y el paso lento de las embarcaciones, es magnífico.

Otras salidas desde Punta Arenas pueden ser para visitar Tierra del Fuego, la isla más grande de Sudamérica. Magallanes la llamó “tierra de los humos”, por las fogatas encendidas para combatir el frío austral que se observaban desde el mar. Los pueblos originarios, los selkman, la llamaban Karukinka, que significa “nuestra tierra”.

Se puede cruzar el estrecho vía ferry o en una avioneta de ocho plazas. Una vez en la parte chilena de la gran isla, se puede visitar Porvenir, un poblado de 6.000 habitantes y desde allí partir rumbo al Parque Pingüino Rey. Es un lugar de avistamiento único en Sudamérica. Esa especie de pingüino también se la puede ver en la Antártida o en las islas Malvinas, por eso se cuida con esmero su conservación, que es la segunda más grande en su especie, después del pingüino Emperador.

La estatura del pingüino Rey puede llegar a los 100 centímetros, pesan alrededor de 12 kilos y llegan a vivir hasta 20 años. El parque está a orillas de Bahía Inútil, llamada así por su escasa profundidad, lo que imposibilita el ingreso de embarcaciones y de grandes peces.

Otra excursión es volar hacia Puerto Williams, isla ubicada debajo de Tierra del Fuego, y desde allí sobrevolar el Cabo de Hornos, el último vestigio de tierra antes de la Antártida.

Las posibilidades en la Patagonia chilena son muchas más. El desafío es animarse a descubrir un lugar único, cargado de paisajes y lleno de historia. A los aventureros, que tienen en algún rincón de su alma un gen de expedicionario, el sur del continente los espera.

Lo que hay que saber

Cómo llegar: LAN cuenta con frecuencias diarias desde Córdoba a Punta Arenas, con conexión en Santiago de Chile. Los horarios de salida son 7.45 y 17.45, según el día de la semana.La tarifa final, con impuestos incluidos, es desde $ 2.943. Crucero: el precio del crucero de expedición Australis, por tres noches, es desde U$S 1.189 por persona. 

Para más información, ingresar a www.australis.com.Para más información de Punta Arenas, entrar a www.puntaarenas.cl. O para saber más de la región patagónica chilena: chiletourism.travel chile.travel/donde-ir/patagonia/patagonia-magallanes.

Temas: #Turistas #Chile
2016. Todos los derechos reservados.
La Voz.