Buscar Buscar Comentar Comentar Enviar por email Enviar por email Menu Menu Red de sitios Red de sitios Reloj Reloj Reloj Reloj Twitter Twitter WhatsApp WhatsApp Facebook Facebook Pinterest Pinterest Instagram Instagram Instagram Instagram Tumblr Tumblr Google+ Google+ Reproducir video Reproducir video Pausa Pausa Ver Ver Expandir Expandir Video Video Imagen Imagen Lista Lista Compartir Compartir Enviar Enviar Anterior Anterior Anterior Anterior Siguiente Siguiente Siguiente Siguiente Cerrar Cerrar Cerrar Cerrar Voy de Viaje Voy de Viaje En Familia En Familia En Pareja En Pareja Con Amigos Con Amigos Solos Solos En Avión En Avión En Auto En Auto Tips de Viaje Tips de Viaje Gastronomía Gastronomía Exóticos Exóticos Ciudades Ciudades Playas Playas Teens Teens Cuaderno de Viaje Cuaderno de Viaje Bus Bus Crucero Crucero Aventura Aventura
En auto

Merlo: un rincón para sacudirse el cansancio

El microclima de esta villa serrana invita a disfrutar de su flora y de su fauna, sin alejarse demasiados kilómetros del Centro. Reservas naturales, arroyos y miradores forman parte de la oferta ecoturística.

Por Cristian Celis*.

El águila mora extiende sus alas negras y empieza a bajar rápidamente entre la frondosa vegetación. Abajo, la guardaparque no para de gritarle: “Vamos, piojo, dale bebé, vení… vamos, dale”. Le esperan cientos de celulares y máquinas de fotos dispuestos a gatillar. Es su momento, y el ave lo sabe. El águila está acostumbrada a sentirse una de las estrellas más buscadas de Merlo. Al acercarse, los tordos, palomas y cotorras que estaban comiendo salen despavoridos. El águila extiende sus patas amarillas para agarrar el trozo de carne y, ante el asombro del público, levanta vuelo. La performance dura segundos, pero alcanza para que el numeroso grupo de turistas le brinde un aplauso. 

(fotografías: Cristian Celis)

Este es uno de los tantos espectáculos que la naturaleza ofrece a diario en la Villa de Merlo, a 190 kilómetros de San Luis y 250 de Córdoba, junto a la Sierras de los Comechingones. Su privilegiado entorno natural y microclima la convierten en un destino ideal para pasar unos días con mucha tranquilidad. Si bien la población no para de crecer, al igual que la llegada de turistas, la flora y la fauna autóctonas son las auténticas dueñas del lugar. Una gran variedad de desinhibidas aves, como los zorzales chiguancos, se mueven sin timidez entre los turistas, que descansan junto a la pileta del hotel. Al elevar la mirada, otros pájaros se escuchan entre la vasta vegetación, que cubre de verde a las sierras. En ese entorno, aparecen diferentes opciones para aprovechar la invitación de la naturaleza: 

Caminata por reserva florofaunística

La avenida de los Césares nos conduce al barrio Rincón del Este, rodeado de frutales y casonas con tejas. Tras pasar el arroyo El Molino, la reserva nos deja al pie de las sierras. El lugar es ideal para emprender caminatas por diferentes senderos. Uno de ellos deriva en el arroyo, de aguas cristalinas y enormes piedras, y otro, en una gruta de la Virgen de Lourdes. Cerca del mediodía, Isolina Saldaña, la guardaparque, junto a otros ayudantes le dan de comer a una serie de animales, que fueron abandonados o estuvieron en cautiverio.

(fotografías: Cristian Celis)

Ante su voz, se van arrimando aves y varios zorritos colorados, que salen entre los árboles. En el lugar se pueden comprar artesanías y almorzar bajo la sombra de antiguos algarrobos. 

Tirolesa serrana

Dentro de la reserva, también hay varias opciones para practicar turismo aventura. Desde la cima de las sierras, contemplamos la paz del valle y de la Villa de Merlo, que asoma entre la bruma. Después, interrumpimos un poco la sobredosis de tranquilidad para sumarle adrenalina a través de la tirolesa. Mediante diferentes decks, los cables van uniendo las cimas de las serranías, mientras aprovechamos para observar los tonos de verde que van conformando molles, algarrobos y cocos. El paseo es ideal para compartir y animarse a desafiar las alturas en familia.

“Trekking” por Pasos Malos

Desde avenida Dos venados, siguiendo el circuito al arroyo Pasos Malos, el camino asfaltado (en estado regular) va subiendo hacia el este hasta dejarnos a 1.400 msnm, en el ingreso al complejo de la familia Godoy. El lugar está repleto de artesanos y puestos donde venden piedras y los infaltables chivitos y panes caseros, para comer sentados en grandes rocas. El circuito requiere buenas zapatillas para caminar entre las piedras y cortaderas hasta llegar a la naciente del arroyo, con varios saltos de agua y ollas, rodeados de helechos y musgos. Al girar, la sierra nos regala impactantes vistas panorámicas de Merlo y su valle.

(fotografías: Cristian Celis)

Los dinosaurios de Merlo

Dentro de la villa serrana, su Parque recreativo es ideal para descansar, caminar o hacer deportes. Entre una gran variedad de árboles aparecen senderos y bancos desde donde se pueden contemplar las Sierras de los Comechingones, rodeados de aves autóctonas. Para los chicos, hay diversos juegos y dos enormes esculturas de dinosaurios (foto), que atraen su atención. En este predio de siete hectáreas se realiza la Fiesta Nacional de la Dulzura. Avenida del Libertador General San Martín s/n. Barranca Colorada. Entrada gratuita.

Plus

Zorzal chiguanco

Sorprende encontrarlo y escucharlo a cada paso. En 2013, en la elección del “Ave Símbolo de Merlo” perdió solo por 20 votos frente al Naranjero, tras liderar la votación. Vaya este homenaje “recompensa”, aunque sea con una foto de recuerdo, tras el paso por la villa serrana. 

Mirador del sol

Es otro de los paseos imperdibles de Merlo. A más de dos mil metros de altura, desde este lugar se obtienen vistas panorámicas de las Sierras de los Comechingones y el valle del Concarán. Más adelante, el “Filo de las sierras”, en el límite natural con Córdoba, brinda otras vistas increíbles. Desde Merlo, por ruta 5, a 17 kilómetros por camino serrano.

Datos útiles

CÓMO LLEGAR: desde Córdoba, por Camino de las Altas Cumbres, y luego RN20, RN148 y luego RP5. Son cerca de 250 kilómetros. En colectivo (Córdoba-Merlo), empresa PlusUltra-Mercobus, desde 225 pesos (ida). 

PASEOS: para llegar a la reserva florofaunística y a Pasos Malos, conviene ir en auto o tomar un taxi/remis (desde el centro hasta la reserva o hasta Pasos Malos, 100 pesos de ida). Remisería Merlo: Tel. (02656) 476-140.

ALOJAMIENTO: la cadena Cana Blaya tiene diferentes propuestas en calles céntricas. Cana Blaya apart hotel (avenida del Sol y Marte), habitación base doble desde 700 pesos. Tel. (02656) 475-199. Cabañas para cuatro, desde 700/850 pesos (temporada baja). 

GASTRONOMÍA: se destacan el chivito y la cerveza artesanal. Sugerimos La Rotanda (ruta 5, frente rotonda de ingreso) y Los Alicantes (Ruta 1 e Independencia; parrilla libre de chivito con guarnición y postre, 260 pesos por persona). Terrazas (avenida del Sol 759), pinta de cerveza artesanal (medio litro), 65 pesos.  

MÁS DATOS: www.villademerlo.gov.ar

*Especial

Comentá esta nota

2016. Todos los derechos reservados.
La Voz.