Buscar Buscar Enviar por email Enviar por email Menu Menu Red de sitios Red de sitios Reloj Reloj Reloj Reloj Twitter Twitter WhatsApp WhatsApp Facebook Facebook Pinterest Pinterest Instagram Instagram Instagram Instagram Tumblr Tumblr Google+ Google+ Reproducir video Reproducir video Pausa Pausa Ver Ver Expandir Expandir Video Video Imagen Imagen Lista Lista Compartir Compartir Enviar Enviar Anterior Anterior Anterior Anterior Siguiente Siguiente Siguiente Siguiente Cerrar Cerrar Cerrar Cerrar Voy de Viaje Voy de Viaje En Familia En Familia En Pareja En Pareja Con Amigos Con Amigos Solos Solos En Avión En Avión En Auto En Auto Tips de Viaje Tips de Viaje Gastronomía Gastronomía Exóticos Exóticos Ciudades Ciudades Playas Playas Teens Teens Cuaderno de Viaje Cuaderno de Viaje Bus Bus Crucero Crucero Aventura Aventura
Escapadas

Luján de Cuyo, tierra de Malbec

Aguas termales, bodegas, actividades de montaña y excelente gastronomía: este departamento mendocino es la síntesis de todo lo que la provincia tiene para ofrecer.

Por Juan Carlos Lopresti (Especial).

Un buen dato para empezar a hablar de Luján de Cuyo: cuenta con 60 bodegas abiertas al turismo, algo así como el 50% de las bodegas que reciben turistas en todo el país. Un recorrido por Séptima, Lagarde y Renacer permite al visitante adentrarse en el fascinante mundo del vino a través de visitas guiadas que incluyen interesantes detalles por parte de los enólogos. Al mismo tiempo, se pueden degustar las bebidas y compartirlas en sus modernos restaurantes, atendidos por chefs de alto nivel culinario.

Séptima, del grupo Cordoníu –oriundo de Cataluña– está ubicada sobre la ruta internacional 7 con vistas al nevado Cordón del Plata y cuenta con espacios amplios para visitantes y eventos, además de restaurante. Por su parte, Lagarde, creada en 1897 y con viñedos originales de 1906, tiene entre sus mejores vinos el Henry, que cuesta entre 1.300 y 1.500 pesos la botella. Y la bodega Renacer –de capitales chilenos–, quizás la más joven, produce 1.200.000 litros anuales, de los cuales el 90% se exporta.

En este marco, cabe destacar que esta práctica turística, implementada por la mayoría de las bodegas mendocinas y de otras provincias, está muy desarrollada en Luján de Cuyo. Las visitas guiadas con degustación cuestan entre 180 y 400 pesos, según la cantidad de varietales que se prueben. También se puede optar por ir a comer únicamente a algún restaurante sin hacer la visita, pero en estos casos los precios suelen resultar bastante elevados, ya que un almuerzo con tres pasos y tres vinos cuesta más de 1.100 pesos por persona y otro con seis pasos y cinco vinos, unos 1.500 pesos.

Templo de relax

En el oeste provincial, dentro del distrito Potrerillos del departamento Lujan de Cuyo, se encuentra Cacheuta, una pequeña localidad que se caracteriza por sus aguas termales. El ícono de este enclave es el complejo Hotel Termas de Cacheuta, ubicado a 50 kilómetros del aeropuerto El Plumerillo.

A lo largo del año, miles de turistas llegan para disfrutar de los diferentes servicios que ofrece el lugar: piletas con aguas que alcanzan los 42 grados, impresionantes vistas de las montañas y un parque de agua a 800 metros del hotel. Hay que aclarar que no es necesario estar alojado en el hotel para pasar un día muy agradable en su restaurante y degustar sus cervezas artesanales.

El complejo se reinauguró en 1986 tras permanecer varios años cerrado y deteriorado por un gran aluvión provocado por el glaciar Río Plomo en 1934. La catástrofe arrasó con las magníficas instalaciones de esa época, en la que contaba con 152 habitaciones. Actualmente tiene sólo 15, de características rústicas pero muy acogedoras y sus servicios termales lo convierten en un lugar de vacaciones frecuentado por turistas nacionales y extranjeros. Las tarifas van desde los 1.935 pesos la habitación en temporada baja hasta los 2.485 pesos en la alta, bajo el sistema all inclusive.

DATOS. Información útil para una escapada a Luján de Cuyo.

Por la ciudad

Recorrer las calles del centro antiguo de Chacras de Coria es realmente interesante. Se puede partir de la plaza Jerónimo Espejo, frente a la cual se encuentra la Iglesia del Perpetuo Socorro, terminada en 1935.

Mitre es la calle más antigua y está rodeada por grandes plátanos y viejas casonas, algunas transformadas en talleres de artesanos y negocios de ropa. Sobre esta vía, a la altura del 1400 y casi desentonando con el paisaje, se levanta un hotel de 4 estrellas junto al moderno Plaza Mall, punto de encuentro de los chacrenses. La calle termina en la vieja estación de trenes Paso de los Andes, cuyo ramal unía Mendoza con Los Andes, la primera localidad chilena detrás de la Cordillera.

2016. Todos los derechos reservados.
La Voz.