Buscar Buscar Comentar Comentar Enviar por email Enviar por email Menu Menu Red de sitios Red de sitios Reloj Reloj Reloj Reloj Twitter Twitter WhatsApp WhatsApp Facebook Facebook Pinterest Pinterest Instagram Instagram Instagram Instagram Tumblr Tumblr Google+ Google+ Reproducir video Reproducir video Pausa Pausa Ver Ver Expandir Expandir Video Video Imagen Imagen Lista Lista Compartir Compartir Enviar Enviar Anterior Anterior Anterior Anterior Siguiente Siguiente Siguiente Siguiente Cerrar Cerrar Cerrar Cerrar Voy de Viaje Voy de Viaje En Familia En Familia En Pareja En Pareja Con Amigos Con Amigos Solos Solos En Avión En Avión En Auto En Auto Tips de Viaje Tips de Viaje Gastronomía Gastronomía Exóticos Exóticos Ciudades Ciudades Playas Playas Teens Teens Cuaderno de Viaje Cuaderno de Viaje Bus Bus Crucero Crucero Aventura Aventura
Escapadas

Los barrios para conocer en profundidad a Buenos Aires

Existen destinos que ofrecen otra perspectiva de Caba. Boedo, Villa Urquiza, Colegiales y Mataderos enfatizan su costado más nostálgico y su lugar de vanguardia entre las capitales del mundo.

Por Juan Manuel Pairone (Especial).

Buenos Aires, ¿por dónde empezar? La “ciudad de todos los argentinos” es gigante, y muchas veces, indomable. Sin embargo, muestra una diversidad de opciones que encajan con diferentes perfiles de viajeros. Para quienes ya han tenido suficientes visitas a la peatonal Florida o conocen de memoria los alrededores de plaza Italia, hay horizonte más allá de los clásicos turísticos, y estos puntos lo demuestran.

Boedo arrabalero

“San Juan y Boedo antiguo…”, dice la primera frase del tango Sur, clásico mayor de la música ciudadana porteña. Pocas veces una esquina puede decir tanto de un barrio y de su idiosincrasia. Es sinónimo de tango y, también, punto definitivo de un polo cultural cada vez más pujante. Entre las avenidas Independencia y San Juan pueden encontrarse, además de lugares emblemáticos para el 2x4, bares históricos, cantinas y un circuito de teatros independientes que no para de crecer. Los escritores del famoso Grupo Boedo son recordados en los nombres de diferentes esquinas, junto con referencias a desaparecidos durante la última dictadura militar. La historia del siglo 20 se hace presente en Boedo, que mezcla tradición con proyectos culturales de vanguardia. 

Cómo llegar: La línea E del subte desarrolla buena parte de su recorrido a través de la avenida San Juan. También pueden utilizarse los colectivos 7, 115, 75 y 23.

El dato: Esquina Homero Manzi. Inaugurado en 1927, el bar que inmortalizó esta esquina es un símbolo de la cultura urbana de la década del ’40, con el tango como referencia ineludible. Hoy es un restaurante y un salón de música en vivo que tiene espectáculos todos los días y una opción ideal para los domingos: el Almuerzo Tanguero ($ 350). Más info: esquinahomeromanzi.com.ar.

Paz y verde en Villa Urquiza

Parece mentira que en uno de los extremos de la ciudad de Buenos Aires todavía pueda respirarse aire puro. Eso genera “Villurca”, apodo entrañable que los propios habitantes de Villa Urquiza han forjado para su barrio, sinónimo de adoquines, calles arboladas y tranquilidad. Con la última ampliación de la línea B del subte, la zona experimentó un boom inmobiliario que atrajo inversiones en construcción y nuevos emprendimientos gastronómicos y de diseño. Pese a los cambios, Villa Urquiza todavía conserva su atmósfera replegada. La figura de Luis Alberto Spinetta representa fielmente ese espíritu: el músico vivió e instaló allí su estudio, La Diosa Salvaje. Hoy tiene una estatua frente a la estación de trenes y el paso nivel que une al barrio con Coghlan lleva su nombre. 

Cómo llegar: La línea B del subte culmina su recorrido en la estación Juan Manuel de Rosas. La parada ubicada en Triunvirato y Monroe es una puerta de acceso preferencial a la dinámica del barrio. También se puede llegar en el tren Mitre y con el colectivo 140.

El dato: Parrilla Lo de Charly. Una esquina con nombre propio en plena avenida Álvarez Thomas. Lo de Charly no cierra nunca y es siempre una gran opción para comer carne a la parrilla a un precio razonable. Vale la pena engrosar los niveles de colesterol con un buen chorizo mariposa, que viene cubierto con queso y tomate ($ 50). Más info: parrillalodecharly.com.ar.

Colegiales, centro “hipster”

Alguna vez Palermo fue el reducto elegido por artistas y jóvenes emprendedores para encontrar un espacio propio y una zona de influencia. Eso mismo está sucediendo con Colegiales, el refugio de quienes huyen del celebrity lifestyle palermitano. Desde hace algunos años, el barrio también es sinónimo de cultura hipster y negocios dedicados a oficios y productos varios atravesados por las nuevas tendencias. Esa dualidad marca gran parte de la identidad de uno de los lugares con la mejor calidad de vida de la ciudad de Buenos Aires. Moderno, pintoresco y descontracturado, Colegiales es una zona caliente del diseño joven argentino, que puede verse en vidrieras y en grafitis por igual. 

Cómo llegar: Los recorridos de las líneas B y D del subte corren paralelos al barrio, pero deben complementarse con buses o caminando. Los colectivos 60, 39, 140 y 59 son opciones convenientes para llegar directo desde el Obelisco. 

El dato: Mercado de Pulgas. Es el mercado en su tipo más grande de Sudamérica. Ubicado sobre la primera cuadra de la avenida Álvarez Thomas, en el límite con Chacarita y Palermo, es una opción ineludible para pasear entre puestos de antigüedades y otros objetos. Se especializa en muebles y decoración. Más info: buenosaires.gob.ar/ambienteyespaciopublico/mantenimiento/feriasymercados/mercados/mercado-de-las-pulgas.

Mataderos y su atmósfera tradicional

Mataderos es uno de los barrios más tradicionales de la ciudad de Buenos Aires. Surgido en torno al Mercado Nacional de Hacienda, se identificó siempre por su carácter obrero, con la industria de la carne como motor principal. Actualmente es uno de los lugares más pintorescos de la ciudad, y pinta a la perfección el espíritu del extremo oeste de la capital. Como si viajáramos en el tiempo, en Mataderos todavía pueden verse negocios tradicionales (“galletiterías”, por ejemplo), mayoría de casas bajas con detalles arquitectónicos de principios de siglo 20 y una atmósfera de ciudad del interior que todavía duerme la siesta. Allí mismo, a sólo diez cuadras del conurbano bonaerense, la ya clásica Feria de Mataderos es sinónimo de tradición pampeana y gauchesca desde hace más de 30 años, todos los domingos.

Cómo llegar: La vía más rápida es combinar el subte A con los colectivos 88, 55, 126, 49, 63 o 92. Desde el Obelisco se puede llegar directamente con las líneas 126 y 180. 

El dato: Un poco más al norte, ya en Liniers, se encuentra el Mercado Andino, un gigantesco paseo callejero ideal para comprar especias y productos típicos del norte argentino, Bolivia y Perú. En los últimos años ha ganado fama tanto por sus precios y su calidad como por sus visitantes. No es raro ver a cocineros de primera línea abastecerse directamente de los puesteros. Se encuentra cerca de la estación Liniers del tren Sarmiento. Más info: buenosaires123.com.ar/ferias/feria-boliviana-liniers.php.

Comentá esta nota

2016. Todos los derechos reservados.
La Voz.