Buscar Buscar Enviar por email Enviar por email Menu Menu Red de sitios Red de sitios Reloj Reloj Reloj Reloj Twitter Twitter WhatsApp WhatsApp Facebook Facebook Pinterest Pinterest Instagram Instagram Instagram Instagram Tumblr Tumblr Google+ Google+ Reproducir video Reproducir video Pausa Pausa Ver Ver Expandir Expandir Video Video Imagen Imagen Lista Lista Compartir Compartir Enviar Enviar Anterior Anterior Anterior Anterior Siguiente Siguiente Siguiente Siguiente Cerrar Cerrar Cerrar Cerrar Voy de Viaje Voy de Viaje En Familia En Familia En Pareja En Pareja Con Amigos Con Amigos Solos Solos En Avión En Avión En Auto En Auto Tips de Viaje Tips de Viaje Gastronomía Gastronomía Exóticos Exóticos Ciudades Ciudades Playas Playas Teens Teens Cuaderno de Viaje Cuaderno de Viaje Bus Bus Crucero Crucero Aventura Aventura
Escapadas

Ischigualasto, entre la luna y los dinosaurios

El Parque Natural Provincial Ischigualasto, en San Juan, es un lugar de incalculable valor científico debido a los hallazgos paleontológicos realizados en esas tierras.

Por Redacción Voy de Viaje.

El Valle de la Luna o Parque Natural Provincial Ischigualasto es uno de los sitios argentinos considerados Patrimonio de la Humanidad. Debido a los hallazgos paleontológicos que se llevaron adelante entre sus 60.369 hectáreas, tiene un incalculable valor científico. Además, es el único lugar donde puede verse el periodo triásico en forma completa y ordenada. 

Ubicado a 330 kilómetros de la ciudad de San Juan, y a 80 kilómetros del departamento de Valle Fértil, ofrece un paisaje de aspecto lunar y curiosas geoformas esculpidas gracias al efecto de las condiciones climáticas sobre las rocas a lo largo de millones de años.

Dentro del parque fueron encontrados aproximadamente 25 géneros de animales que pertenecieron a distintos grupos, entre los que se cuentan los dinosaurios más antiguos, generalmente de tamaño pequeño y hábitos carnívoros y herbívoros.

El recorrido de Ischigualasto, que en quechua significa “sitio donde se posa la luna”, tiene una duración de tres a cuatro horas y se puede realizar en auto, bicicleta o a pie. La visita abarca distintas estaciones, entre las cuales se destaca la Cancha de Bochas, donde se observa una curiosa y extensa planicie llena de rocas esféricas que se asemejan a pelotas de piedra; y el Balcón de Valle Pintado, de donde se extrajeron las principales muestras fósiles del área.

Una mirada al pasado

En la base del parque se encuentra el Centro de Interpretación y Museo Roberto Cei, donde los visitantes podrán apreciar algunos de los restos fósiles hallados en la zona y los procesos mediante los cuales fueron extraídos. Además, hay maquetas que muestran cómo era la flora y fauna de la región durante el periodo triásico. Más info.

2016. Todos los derechos reservados.
La Voz.