Buscar Buscar Comentar Comentar Enviar por email Enviar por email Menu Menu Red de sitios Red de sitios Reloj Reloj Reloj Reloj Twitter Twitter WhatsApp WhatsApp Facebook Facebook Pinterest Pinterest Instagram Instagram Instagram Instagram Tumblr Tumblr Google+ Google+ Reproducir video Reproducir video Pausa Pausa Ver Ver Expandir Expandir Video Video Imagen Imagen Lista Lista Compartir Compartir Enviar Enviar Anterior Anterior Anterior Anterior Siguiente Siguiente Siguiente Siguiente Cerrar Cerrar Cerrar Cerrar Voy de Viaje Voy de Viaje En Familia En Familia En Pareja En Pareja Con Amigos Con Amigos Solos Solos En Avión En Avión En Auto En Auto Tips de Viaje Tips de Viaje Gastronomía Gastronomía Exóticos Exóticos Ciudades Ciudades Playas Playas Teens Teens Cuaderno de Viaje Cuaderno de Viaje Bus Bus Crucero Crucero Aventura Aventura
Tips de viaje

Información útil para recorrer los Valles Calchaquíes

Por Pablo Bertorello (Especial).

CÓMO LLEGAR: en auto, de Córdoba a Tafí del Valle por RN 9, RN 60 y RN 157, son casi 590 kilómetros. Luego a Cafayate, por RP 307 y RN 40, son unos 120 kilómetros más.

Aéreos: desde mayo, Jet Smart vuela de Córdoba a Tucumán con dos frecuencias semanales desde $ 600. Aerolíneas Argentinas vuela todos los días desde $ 2.400. Alquilar un auto cuesta a partir de $ 2.000 por día. Y la empresa de buses Aconquija conecta toda la zona de los valles.

PASEOS: en Tafí del Valle: cabalgata hasta el cerro El Pelao, en Las Carreras, $ 500. Excursión por la orilla del río Tafí en camión Unimog, $ 450. 

En Cafayate: excursión Cabras de Cafayate, para ver elaboración de quesos con degustación, $ 400 por persona. Además, Cafayate Aventura propone paseos en bici por bodegas.

ALOJAMIENTO: en Tafí: hotel de campo boutique Las Carreras. Habitación doble con desayuno más recorrido guiado por la finca y la fábrica de quesos, desde $ 3.400. En Cafayate: Grace Cafayate, una propuesta de lujo sobre la ruta 40. Habitaciones dobles con vistas panorámicas y desayunos regionales desde $ 6.500.

GASTRONOMÍA: en Tafí hay que ir a Lo de Marcos, un rancho bien puesto que sirve ravioles negros, trucha y cazuela de cordero, entre otros platos. En Cafayate, El Hornito, además de la reputación de sus empanadas, cocina pizzas, estofados, milanesas y pollo. Y El Terruño prepara cordero al malbec, tubos de trucha al torrontés y crepés de queso de cabra y choclo.

MÁS DATOS: tucumanturismo.gob.ar; turismo.salta.gov.ar.

Ideas

Imperdibles

Para sumar al paseo.

Colores y geoformas. A 20 kilómetros de Cafayate está La Quebrada de las Conchas. Sorprende por las obras de la naturaleza, talladas por la erosión. Accidentes geográficos de formas inverosímiles obligan a parar una y otra vez. Algunas, sólo para la foto; otras, como la Garganta del Diablo y el Anfiteatro, exigen dedicarles más tiempo. A lo largo del camino se pasa por El Fraile y El Sapo, Las Ventanas y Los Castillos, entre otras formaciones que salpican esta senda de maravillas.

Historia de resistencia. Las Ruinas de Quilmes son visita obligada para comprender la historia de resistencia de los pueblos calchaquíes. La exciudadela al pie del cerro El Cajón data del siglo IX y es la huella de uno de los asentamientos prehispánicos más importantes de la Argentina, donde vivían cerca de siete mil personas. En 1665 de produjo lo conocido: la invasión y el exterminio. Los Quilmes resistieron 13 años, pero al final los arrancaron de su tierra.

Si de vinos hablamos... Aunque los climas desérticos siempre conciben suelos “pobres”, los de los valles son afamados por la producción de vinos de altura. La amplitud térmica y una mayor exposición a la radiación solar favorecen el desarrollo de uvas con más concentración de taninos, que otorgan a los vinos un sello distintivo. La mayoría de las bodegas de la zona no sólo cultivan uvas torrontés, sino también malbec, merlot, tannat y sauvignon blanc.

El granero de los jesuitas. En Tafí del Valle, una de las tradicionales estancias jesuíticas es Las Tacanas, propiedad de la familia Peña Guzmán desde hace varias generaciones. Sus gruesas paredes, hechas de adobe, están asentadas sobre inmensas piedras, algunas de las cuales quedaron como escalones en la puerta principal. En 2001, se transformó en hostería y se convirtió en la primera estancia jesuítica abierta al turismo del Norte.

Comentá esta nota

2016. Todos los derechos reservados.
La Voz.