Buscar Buscar Enviar por email Enviar por email Menu Menu Red de sitios Red de sitios Reloj Reloj Reloj Reloj Twitter Twitter WhatsApp WhatsApp Facebook Facebook Pinterest Pinterest Instagram Instagram Instagram Instagram Tumblr Tumblr Google+ Google+ Reproducir video Reproducir video Pausa Pausa Ver Ver Expandir Expandir Video Video Imagen Imagen Lista Lista Compartir Compartir Enviar Enviar Anterior Anterior Anterior Anterior Siguiente Siguiente Siguiente Siguiente Cerrar Cerrar Cerrar Cerrar Voy de Viaje Voy de Viaje En Familia En Familia En Pareja En Pareja Con Amigos Con Amigos Solos Solos En Avión En Avión En Auto En Auto Tips de Viaje Tips de Viaje Gastronomía Gastronomía Exóticos Exóticos Ciudades Ciudades Playas Playas Teens Teens Cuaderno de Viaje Cuaderno de Viaje Bus Bus Crucero Crucero Aventura Aventura
Escapadas

Fuerte Quemado: una ventana a la historia de los Valles Calchaquíes

Es el último poblado al norte de Catamarca, sobre la ruta 40. En uno de sus cerros, por una “ventanita” de piedra se cuela el primer sol de invierno, sintetizando el valor arqueológico de la zona.

Por Redacción Voy de Viaje.

Al norte de Catamarca y atravesado por la ruta 40 se encuentra Fuerte Quemado, un pueblo de unas 500 personas con calles estrechas y casas de adobe. Forma parte de los Valles Calchaquíes, que contienen valles y montañas de Salta, Tucumán y Catamarca.

Una de las particularidades de este rincón catamarqueño es la “ventanita” o intiwatana que se halla en la punta de un cerro. Se trata de un arco de piedra, legado de los incas, que permite ver el amanecer y por donde, de manera perfecta, cada 21 de junio con el solsticio de invierno se cuela el primer sol de la estación.

Ubicado a unos 300 metros sobre el nivel del río, desde allí se puede observar además el valle de Yokavil, la población de Fuerte Quemado y sus cultivos, el río Santa María y las montañas.

Turismo arqueológico

Actualmente, solos, en pequeños grupos o con sus familias, los visitantes llegan a Fuerte Quemado para conocer su historia.

Declarado Patrimonio Histórico Provincial, cuenta con un conjunto de ruinas en piedra que se conserva inalterado. Quienes lo visiten pueden recorrer el antiguo pucará y las bocaminas de donde se extraía oro, plata y cobre.

Estas ruinas están en la margen del río y alrededor hay bosques de algarrobos, chañares, tuscas, jarillas y retamas. Las construcciones pertenecerían a los acalianes, que eran diaguitas, y que habrían habitado estas tierras por más de 500 años.

Entre las callecitas, uno puede imaginar dónde estarían los talleres de hilado, los corrales de llamas, los depósitos de granos y morteros. Viviendas con forma de herradura, canales de riego y cuadros de cultivo completan el cuadro.

Datos útiles

En Fuerte Quemado no hay hoteles pero las puertas de las casas familiares están abiertas con comidas típicas, lugar para descansar y acompañamiento para conocer las ruinas.

14 kilómetros hacia el sur está la cabecera del departamento, Santa María de Yokavil, con 20 mil habitantes y mayor oferta de alojamiento e infraestructura turística. Más información: secturismosantamaria@hotmail.com.

2016. Todos los derechos reservados.
La Voz.