Buscar Buscar Comentar Comentar Enviar por email Enviar por email Menu Menu Red de sitios Red de sitios Reloj Reloj Reloj Reloj Twitter Twitter WhatsApp WhatsApp Facebook Facebook Pinterest Pinterest Instagram Instagram Instagram Instagram Tumblr Tumblr Google+ Google+ Reproducir video Reproducir video Pausa Pausa Ver Ver Expandir Expandir Video Video Imagen Imagen Lista Lista Compartir Compartir Enviar Enviar Anterior Anterior Anterior Anterior Siguiente Siguiente Siguiente Siguiente Cerrar Cerrar Cerrar Cerrar Voy de Viaje Voy de Viaje En Familia En Familia En Pareja En Pareja Con Amigos Con Amigos Solos Solos En Avión En Avión En Auto En Auto Tips de Viaje Tips de Viaje Gastronomía Gastronomía Exóticos Exóticos Ciudades Ciudades Playas Playas Teens Teens Cuaderno de Viaje Cuaderno de Viaje Bus Bus Crucero Crucero Aventura Aventura
Última llamada

En febrero, La Rioja es Chaya

En los barrios, los patios y el predio del Autódromo de la ciudad Capital, la Fiesta Nacional de la Chaya se instaló otra vez en el corazón de los riojanos. 

Por Redacción Voy de Viaje.

LA RIOJA. La alegría fue contagiosa y la tradición asomó entre vidalitas y coplas de carnaval para revivir el topamiento familiar entre el Compadre y la Cuma, personajes de raíz diaguita.

La tradición revivió durante tres días y los riojanos volvieron a encontrarse con su esencia para celebrar la recolección de frutos y echar afuera las penas, en una fiesta que es doméstica y popular pero también multitudinaria, a juzgar por el entusiasmo de los miles de asistentes que cada noche chayaron junto a cantantes de la talla de Sergio Galleguillo (foto) –ídolo indiscutido de La Rioja–, Los Tekis, Luciano Pereyra, La Sole y el Chaqueño Palavecino, entre muchos otros.

Por la importancia que reviste esta fiesta a nivel cultural en La Rioja, el ministro de Turismo de la Nación, Gustavo Santos, le entregó la Marca País al gobernador de la provincia, Sergio Casas; con el objetivo de distinguir a la celebración como parte de la identidad nacional.

Con “disparos blancos” la Chaya cobijó también a numerosos turistas que celebraron su bautismo de harina y albahaca para sumarse después a una fiesta que finalizó con el entierro del Pujllay, personaje típico representado por un desgarbado muñeco de trapo. Los riojanos dicen que la fiesta no termina; sólo se acurruca en el corazón para florecer el próximo febrero.

Comentá esta nota

2016. Todos los derechos reservados.
La Voz.