Buscar Buscar Comentar Comentar Enviar por email Enviar por email Menu Menu Red de sitios Red de sitios Reloj Reloj Reloj Reloj Twitter Twitter WhatsApp WhatsApp Facebook Facebook Pinterest Pinterest Instagram Instagram Instagram Instagram Tumblr Tumblr Google+ Google+ Reproducir video Reproducir video Pausa Pausa Ver Ver Expandir Expandir Video Video Imagen Imagen Lista Lista Compartir Compartir Enviar Enviar Anterior Anterior Anterior Anterior Siguiente Siguiente Siguiente Siguiente Cerrar Cerrar Cerrar Cerrar Voy de Viaje Voy de Viaje En Familia En Familia En Pareja En Pareja Con Amigos Con Amigos Solos Solos En Avión En Avión En Auto En Auto Tips de Viaje Tips de Viaje Gastronomía Gastronomía Exóticos Exóticos Ciudades Ciudades Playas Playas Teens Teens Cuaderno de Viaje Cuaderno de Viaje Bus Bus Crucero Crucero Aventura Aventura
Escapadas

¿El pueblo fantasma más hermoso de Argentina?

Fue un pueblo turístico de Buenos Aires. Hoy sólo quedan ruinas que emergieron del agua.

Por Redacción Voy de Viaje.

Villa Epecuén fue un pueblo turístico de la provincia de Buenos Aires del que hoy sólo quedan ruinas que hace unos años emergieron del agua.

Ubicado a siete kilómetros de la ciudad de Carhué, fue fundado en 1921 junto al lago homónimo. Llegó a tener casi 1.500 habitantes que vivían del turismo. Verano tras verano se llenaba de vida con las miles de personas que iban a disfrutar de sus vacaciones allí.

Sin embargo, todo terminó en 1985, cuando los habitantes tuvieron que ser evacuados debido a que se esperaba una inundación provocada por una gran tormenta. Si bien se creía que la situación sería pasajera, el agua superó el muro de contención, el lago se desbordó y el pueblo quedó sumergido.

Hace unos años, el agua comenzó a retirarse y el pueblo volvió a ver la luz del sol, dejando a la vista las ruinas. Y si bien los pobladores originales nunca regresaron, viajeros de diversos puntos del país se acercan hasta el lugar para poder recorrer lo que quedó, convirtiéndolo en un gran atractivo turístico.

Temas:

Comentá esta nota

2016. Todos los derechos reservados.
La Voz.