Buscar Buscar Comentar Comentar Enviar por email Enviar por email Menu Menu Red de sitios Red de sitios Reloj Reloj Reloj Reloj Twitter Twitter WhatsApp WhatsApp Facebook Facebook Pinterest Pinterest Instagram Instagram Instagram Instagram Tumblr Tumblr Google+ Google+ Reproducir video Reproducir video Pausa Pausa Ver Ver Expandir Expandir Video Video Imagen Imagen Lista Lista Compartir Compartir Enviar Enviar Anterior Anterior Anterior Anterior Siguiente Siguiente Siguiente Siguiente Cerrar Cerrar Cerrar Cerrar Voy de Viaje Voy de Viaje En Familia En Familia En Pareja En Pareja Con Amigos Con Amigos Solos Solos En Avión En Avión En Auto En Auto Tips de Viaje Tips de Viaje Gastronomía Gastronomía Exóticos Exóticos Ciudades Ciudades Playas Playas Teens Teens Cuaderno de Viaje Cuaderno de Viaje Bus Bus Crucero Crucero Aventura Aventura
Escapadas

El camino de las manos en Catamarca

Un paseo desde Belén hasta Laguna Blanca nos traslada por celebraciones y ferias en las que se pueden encontrar tejidos, cultivos andinos orgánicos y alfarería. El lugar donde se hicieron los regalos para el Papa y Michelle Obama.

Por Bibiana Fulchieri *.

A285 kilómetros de San Fernando del Valle de Catamarca está la antigua población de Belén –fundada en 1681– entre montañas y plantaciones de nogales, pimentón y maíz. Reconocida tierra de tejedoras en telar –llamadas belichas– es merecedora de ser denominada la “Cuna del poncho”, con fama internacional. Recordemos que los últimos regalos presidenciales –al Papa Francisco y a Michelle Obama– fueron confeccionados allí.

Si bien Belén siempre resultó el epicentro textil de la provincia, desde hace unos años se extendió el camino artesanal por la RP43 rumbo al norte, con punto de partida en Villa Vil; un pueblo surcado por pequeños oasis termales entre cerros de colores. 

Autóctonos. Muchos colores son obtenidos a partir de la vegetación de la zona.

En este sitio es indispensable conocer el Centro Artesanal Huilla Huil, donde se concentra la producción regional de las comunas portales de la puna: Rodeo Gerván, El Bolsón, Morteritos, Barranca Larga, Las Cuevas, Portezuelo, Cotagua. Aquí se exponen tejidos de todo tipo, cultivos andinos orgánicos recuperados –como papines, quínoa, amaranto, especias– y alfarería de gran factura técnica. Legado cultural que da cuenta de la presencia del hombre desde hace más de 10 mil años.

Colores de la tierra

Siguiendo por la Ruta 43, siempre en ascenso y tras recorrer 80 kilómetros, comienza la puna catamarqueña. Paisaje sobrecogedor de horizontes con apariencia de infinito. 

Entre volcanes con picos blancos, campos de lava, planicies de piedra pómez, salinas y médanos, aparece Laguna Blanca –una pampa de altura a 3.260 metros sobre el nivel del mar– donde se encuentra la Reserva Provincial de Vida Silvestre, que integra la Red Mundial de Reserva de Biosfera. El lugar fue impulsado por la Unesco para conservar la diversidad biológica y los valores culturales de la región. Éstos se pueden conocer a través de múltiples fiestas, ceremonias, ferias andinas, gastronomía y arte popular.

Puna. Siguiendo por la ruta 43, comienza la puna catamarqueña. Paisaje sobrecogedor de horizontes con apariencia de infinito.

La vicuña está especialmente protegida en el ecosistema de Laguna Blanca ya que los artesanos del lugar esquilan de manera sustentable y con sus hebras tejen finísimas prendas. Marta Chaile nos explicó la técnica textil que atesoran: “Mis abuelos y padres hilaban a mano y teñían con yuyos para después hacer trueque en las zafras de Tucumán. Ahora, volví a colorear la lana de mi esquila: con lloro de algarrobo hago el marrón; del romerillo saco el mostaza; la cáscara de cebolla y las flores de dalias, para el naranja; la yerba con cenizas para el verde y así se experimenta con cosas naturales, eso da el color de la zona”. 

Marta realiza estos productos artesanales junto a un gran aliado. “Para armar el telar, primero pongo los lisos (dos varillas y cañas), los ajusto con un “látigo” de tientos y coloco el “palo de envolver”. Después, las pisaderas de abajo. Empiezo a la madrugada y retomo al atardecer”, nos explica moviendo sus sabias manos, entre lana y lana, como mariposas en las flores silvestres del camino.

Imperdibles

De Belén a Laguna Blanca hay sitios y ferias para conocer y celebrar la cultura catamarqueña.

El Londres argentino. En la región, un buen consejo es sumarse a las distintas ofertas locales de ferias, celebraciones patronales y encuentros artísticos. También hay atractivos turísticos como la Ruina de Shinkal, en Londres, a 15 kilómetros de Belén. Es un sitio arqueológico y ceremonial. 

Para celebrar. Feria Manos de las Cumbres, en Rodeo Gerván; Feria Agroartesanal Villa Vil; Feria El Cambalache, en Barranca Larga; Feria del Chango Real, en Los Morteritos. Celebraciones: Fiesta del Cóndor (Las Cuevas), Fiesta de la Pachamama y Chaku de la Vicuña (Laguna Blanca).

Animales de carga. Forman parte del paisaje de esta región de Catamarca.

Oda al poncho. Del 15 al 24 de julio se realizará la XLVI Fiesta Nacional e Internacional del Poncho. En el Predio Ferial de la ciudad capital, se reúnen cientos de artesanos para exponer lo mejor de su producción. Entrada gratuita. 

Más datos: Tel. (0383) 443-7862. www.cultura.catamarca.gob.ar/

Datos útiles

CÓMO LLEGAR: desde Córdoba, vía terrestre por RN9, RN60 y RP 33 son 437 kilómetros. En colectivo (Chevallier, Urquiza, Gutiérrez, Flecha Bus, Mercobus-Plus Ultra) hay varios servicios diarios. Coche-cama: 495 pesos; semicama, 445 pesos.

PASEOS: pueden hacerse travesías muy atractivas. Lo mejor es ir con guías locales y vehículos 4x4 hacia Antofagasta de la Sierra, Laguna Alumbrera, Salar del Hombre Muerto y Campo de Piedra Pómez. Tel. 0810-777-4321.

ALOJAMIENTO: en Belén hay múltiples opciones para todos los presupuestos (de 200 a 600 pesos la doble). Es recomendable el Hotel Belén; Tel. (03835) 461-501; www.belencat.com.ar. Desde Villa Vil hacia Laguna Blanca las ofertas resultan más acotadas en hospedajes. Son buenas las hosterías municipales-alojamiento y las comidas; Tel. (03835) 452-001; E-mail: huillatour@gmail.com.

GASTRONOMÍA: es posible comer platos típicos y minutas (locro, mote, picantes, empanadas, sopa de quinua, llama asada) en pequeños comedores rurales, muchos en casas de familia. Lo mejor es adquirir productos genuinos –verduras, frutas, cereales andinos, dulces y conservas- en las infaltables ferias campesinas.

MÁS DATOS: 

www.turismocatamarca.gob.ar

*Especial 

Comentá esta nota

2016. Todos los derechos reservados.
La Voz.