Buscar Buscar Enviar por email Enviar por email Menu Menu Red de sitios Red de sitios Reloj Reloj Reloj Reloj Twitter Twitter WhatsApp WhatsApp Facebook Facebook Pinterest Pinterest Instagram Instagram Instagram Instagram Tumblr Tumblr Google+ Google+ Reproducir video Reproducir video Pausa Pausa Ver Ver Expandir Expandir Video Video Imagen Imagen Lista Lista Compartir Compartir Enviar Enviar Anterior Anterior Anterior Anterior Siguiente Siguiente Siguiente Siguiente Cerrar Cerrar Cerrar Cerrar Voy de Viaje Voy de Viaje En Familia En Familia En Pareja En Pareja Con Amigos Con Amigos Solos Solos En Avión En Avión En Auto En Auto Tips de Viaje Tips de Viaje Gastronomía Gastronomía Exóticos Exóticos Ciudades Ciudades Playas Playas Teens Teens Cuaderno de Viaje Cuaderno de Viaje Bus Bus Crucero Crucero Aventura Aventura
Exóticos

Dónde está y cómo es el primer hotel cápsula de Argentina

My Pod propone un concepto de alojamiento inspirado en los hoteles asiáticos. El proyecto, encarado por tres hermanas, ofrece amenities amigables con el ambiente.

Por Redacción Voy de Viaje.

Espacios optimizados, excelente ubicación, insumos de alta calidad y foco en el servicio son las características que Sabrina Hernández y sus hermanas vieron en los hoteles cápsula asiáticos y que decidieron traer a la Argentina.

De su reinterpretación de ese concepto de alojamiento que es tendencia en el mundo surgió My Pod, el primer hotel en su tipo en nuestro país. Está compuesto por ocho unidades de alojamiento o cápsulas que comparten un ambiente mixto y se ubican dentro del hotel boutique Las Hayas, situado en Esquel, Chubut.

Cada unidad, diseñada en madera, cuenta con un sommier XL, escritorio, televisor led, varias tomas eléctricas, locker, colgadores y perchas, blanquería premium, ojotas y bolsas de basura. El dato: los amenities que ofrece son amigables con el medio ambiente, además de cruelty free.

 

Paseos en bici y cepillos de dientes de bambú

Los huéspedes cuentan con un cronograma de actividades semanales que incluyen paseos en bicicleta, wine tasting, clases de cocina y yoga, entre otras que varían según la temporada.

Además de tener acceso a las áreas comunes, como el wine bar y restaurante, disponen de baños y duchas para mujeres y para hombres y pueden optar por adicionales como batas y cepillos de dientes de bambú.

My Pod también ofrece servicio de mucama diario, desayuno continental completo, conserjería las 24 horas, servicio de lavandería y sum service. ¿Su diferencial? Ser accesible.

 

La historia detrás del proyecto

Uno de los ejes del proyecto es el cuidado ambiental. Además de separación de residuos y reciclado, My Pod utiliza insumos producidos a partir de envases reciclados aptos para ser rellenados, bolsas de lavandería “compostables”, telas de fibras naturales y fibras de bajo impacto ambiental, entre otros.

Pero la principal inspiración del hotel fue una historia personal que sembró en las hermanas la necesidad de ayudar a otros. Hace un año, su mamá falleció de cáncer, y tomaron conciencia de lo fundamental que resulta la contención para el paciente y los familiares en esos momentos.

Y si bien pudieron afrontar los gastos del tratamiento, conocieron familias a las que les costaba conseguir lo esencial. Por eso crearon CA-FE, un programa que trabaja en la concientización y prevención de la enfermedad entregando viandas a personas de bajos recursos que realizan tratamientos oncológicos en el hospital de Esquel, además de realizar eventos a beneficio y charlas.

 

Su objetivo es que este tipo de ayudas motorice y crezca junto con el proyecto.

Más información: booking@mypodcapsule.com.

2016. Todos los derechos reservados.
La Voz.