Buscar Buscar Enviar por email Enviar por email Menu Menu Red de sitios Red de sitios Reloj Reloj Reloj Reloj Twitter Twitter WhatsApp WhatsApp Facebook Facebook Pinterest Pinterest Instagram Instagram Instagram Instagram Tumblr Tumblr Google+ Google+ Reproducir video Reproducir video Pausa Pausa Ver Ver Expandir Expandir Video Video Imagen Imagen Lista Lista Compartir Compartir Enviar Enviar Anterior Anterior Anterior Anterior Siguiente Siguiente Siguiente Siguiente Cerrar Cerrar Cerrar Cerrar Voy de Viaje Voy de Viaje En Familia En Familia En Pareja En Pareja Con Amigos Con Amigos Solos Solos En Avión En Avión En Auto En Auto Tips de Viaje Tips de Viaje Gastronomía Gastronomía Exóticos Exóticos Ciudades Ciudades Playas Playas Teens Teens Cuaderno de Viaje Cuaderno de Viaje Bus Bus Crucero Crucero Aventura Aventura
Noticias sobre turismo

¿Cómo será el turismo después de la pandemia?

¿Segundo semestre, nueve meses, un año y medio? Los principales funcionarios del sector en la Argentina dijeron a Voy de Viaje cómo imaginan el día después, cuando se reactive la actividad que hoy está paralizada. En general, hay coincidencias en la mirada sobre el futuro, que algunos ven con moderado optimismo.

Por Daniel Santos (Especial).

El problema es común, y las miradas sobre la salida también, aunque nadie pueda aventurar una fecha cierta para el turismo pos coronavirus y las realidades en cada destino sean diferentes. 

Las coincidencias: el turismo de proximidad será determinante en una primera etapa de reactivación; sólo se puede salir adelante mediante el trabajo conjunto entre estados y privados; el “nuevo turista” tendrá nuevas exigencias, y todos los involucrados en la enorme cadena de la economía turística deberán adaptarse a condiciones marcadas por normas sanitarias esenciales y estrictas; deberán adecuarse las ofertas frente a una realidad distinta en cuanto a tarifas y servicios; es necesaria una capacitación integral para ser incluso mejores que en los años A.C. (antes del coronavirus); hay que crecer en la difusión y promoción de las bellezas argentinas. 

Hay también, en este contexto de enorme preocupación y con horizonte incierto, una oportunidad de mejorar. 

Las Cataratas del Iguazú. Foto 123RF.

Vencer al miedo, recuperar la confianza, reenamorar a los viajeros, ofrecer lo mejor de cada uno. Sobre esas grandes líneas generales coincide la mayoría de los referentes turísticos de la Argentina, que dialogaron con Voy de Viaje para pensar el “minuto uno” después de la pandemia, en una etapa de refundación de la que el país no está fuera del mundo.

Las provincias y los principales destinos argentinos, con lógica moderación, van definiendo sus estrategias pensando en encontrarse bien posicionados para esa salida posible, que algunos imaginan a mediano plazo (¿segundo semestre?) y otros prefieren no arriesgar fecha. 

Lo cierto es que nadie está de brazos cruzados mirando estadísticas de contagios o pensando que el 2020 está perdido, sino que todos trabajan sus estrategias a futuro y con acciones claras en el presente: difusión, presencia virtual, comunicación permanente, ayuda a los más golpeados (con ingreso cero desde hace más de un larguísimo mes), importantes descuentos para comprar hoy y viajar mañana, programas de formación en cuestiones sanitarias, aunque no únicamente ellas.

El ministro de Turismo y Deportes de la Nación, Matías Lammens, detalló los planes del presente y futuro próximo de la actividad. “Las empresas turísticas generan más de un millón de puestos de trabajo, y vamos a cuidarlas con todas las herramientas a disposición. El objetivo es que los más de 17.000 hoteles, 5.000 agencias de viaje y otras pymes del sector estén de pie cuando termine la pandemia, para que en el mediano plazo se transforme en un motor de desarrollo del país”. 

Pensando en un futuro, Lammens dijo que trabajan para adaptar propuestas a la nueva realidad, con la conformación del Observatorio de Turismo Interno. “El objetivo es contar con una herramienta que permita conocer y perfilar a los turistas argentinos, sus estados de ánimo, intereses, hábitos, necesidades, predisposición a viajar, etcétera. El Observatorio servirá tanto para medir el impacto de la coyuntura como para favorecer a una mejor comprensión estructural del turista argentino en articulación con el sector privado”, detalló. 

Ricardo Sosa, designado por Lammens como secretario ejecutivo para el Inprotur (Instituto Nacional de Promoción Turística), aseguró que están trabajando en varias líneas al mismo tiempo. Por un lado, proponen estrategias para el público final -con la realización de videos, conferencias, entrevistas en vivo, participación de influencers del mundo hablando de las bellezas de la Argentina-; por el otro, trabajan con los medios del exterior, y por último con las agencias receptivas y emisivas. 

“Es un momento en el que no podemos darnos el lujo de descansar en la idea de afianzar el posicionamiento de nuestro país en el mundo, mientras trabajamos fronteras adentro para que nuestra oferta sea cada vez más exportable”.

Sosa, frente a esta situación que en algunos casos es dramática, intentó ver el lado positivo, convencido de que “en 30, 60, 90, 120 días o incluso más” comenzará la reactivación. “No podemos poner una fecha, pero sabemos que eso ocurrirá más temprano o más tarde, y tenemos que estar más fuertes que nunca”.

La Catedral, en el corazón de Córdoba Capital. Foto 123RF

Esteban Avilés, presidente de la Agencia Córdoba Turismo, dijo a Voy que la prioridad hoy en la provincia es defender la cuarentena ante todo, pero que eso no significa bajar los brazos. “Cuanto más la defendamos, más rápido vamos a salir de esta situación”.

El funcionario provincial destacó que el turismo es una de las actividades más dañadas, y que quizás será la última en ponerse en acción directa. Las primeras medidas tomadas tienen que ver con propuestas virtuales, de posicionamiento de la marca Córdoba: “Trabajamos en nuevos conceptos, modernos, aplicando nuevas tecnologías para la difusión, con registros audiovisuales generados con drones, o con técnicas de 3D, para seguir mostrando nuestra Córdoba al país, mejor que nunca”.

Para Avilés, Córdoba parte con una ventaja de origen, ya que el sector privado forma parte del ente mixto que es la Agencia, y se mantiene una relación aceitada con las cámaras empresarias. “Hay que destacar el esfuerzo que realizan desde las asociaciones y cámaras hasta las agencias de turismo en este momento tan complicado”.

Después de esa primera etapa en la que se activó una fuerte promoción virtual de la provincia, la segunda toma de medidas se centrará en lo económico, para ayudar a los más afectados por la situación. “Hay que trabajar sobre los gastos fijos de toda la estructura privada”.

Avilés indicó que para la salida se trabajará sobre el turismo de cercanía, y que las estrategias iniciales se inclinarán a reactivar este tipo de oferta y demanda. “Esto va a ocurrir a nivel mundial, donde ya se estableció que muchos viajeros elegirán el turismo rural o ambiental. Estamos trabajando para profundizar esos paquetes, y por suerte Córdoba tiene una oferta variable y muy diversa”.

Tranquilidad y confianza

La Boca, un clásico de Buenos Aires. Foto: 123RF

Camila Suárez, directora ejecutiva del Ente de Turismo de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, confía en que el turismo “es un sector resiliente y con capacidad probada de recuperarse y de impactar en la recuperación de otros sectores”, pero aclaró que esta pandemia no es equiparable a ninguna otra.

“Estamos trabajando en propuestas a corto, mediano y largo plazo. Por eso, incluimos programas de cooperación y fortalecimiento, que buscan reactivar uno de los sectores productivos más importantes de Buenos Aires. Vamos a priorizar el turismo nacional, que es el primero que se reactivará en la mayoría de los países, porque son las fronteras que primero se levantarán”. 

La funcionaria agregó que el turismo nacional abrirá una oportunidad para todas las ciudades y destinos turísticos en la Argentina, donde Buenos Aires tendrá un rol central.

Suárez está convencida de que, en los próximos meses, “serán necesarios nuevos incentivos para ofrecer al viajero tranquilidad y confianza. No perdamos de vista que esta crisis también generará cambios en el propio turista: modificará su comportamiento, sus preferencias y sus motivaciones”. 

“La pelea contra el coronavirus hará que toda la cadena turística tenga que reinventarse. La clave es anticiparse”, destacó.

Viajá mañana

Mario Peña, ministro de Turismo y Deportes de Salta, presentó ayer una plataforma (www.voyasalta.com.ar) con descuentos para quienes compren vouchers con 12 meses de validez, con la idea de “generar ingresos, a pesar de que hoy las empresas están cerradas”. El contacto entre el turista y el prestador es directo, y el gobierno no es intermediario en las operaciones sino que pone a disposición la herramienta para iniciar la recuperación.

Aunque en los sondeos de opinión que realizaron desde Salta, el “miedo” a viajar no parece incidir negativamente en la decisión de la gente de hacerlo en próximas semanas, Peña le teme más a la situación económica. “Tenemos que pensar qué país nos quedará después de la crisis. Muchos argentinos van a entrar en un momento complejo, y más allá de las ganas de viajar, habrá que ver si tienen cómo hacerlo”.

Sebastián Giobellina, presidente del Ente Tucumán Turismo, dijo en diálogo con Voy de Viaje que en el día después, cuando se reabra el turismo, habrá actividades de mayor y más rápida recuperación. “Lamentablemente, no existe en el mundo un manual de instrucciones sobre la pandemia, e iremos construyendo y aprendiendo paso a paso”.

Bares y restaurantes estarán seguramente en esa primera etapa, aunque reconoció que se verá afectado su poder de comercialización por los nuevos protocolos sanitarios. Luego seguirán con el turismo de proximidad, que “empezará con Tucumán para tucumanos”, y luego se irá abriendo a la región y al país.

Giobellina se mostró optimista, y no descartó que en la temporada de invierno empiece cierto movimiento inicial, para lo cual están preparando el andamiaje que les permita estar listos para funcionar. 

“Además de las medidas directas para aliviar la economía de las empresas del sector, trabajamos en paquetes de promoción puntuales para iniciar los procesos, como subsidiar excursiones que luego harán que derrame a todo el clúster turístico: hotelería, gastronomía, agencias de viaje”. 

De una punta a la otra

Dante Querciali, presidente del Instituto Fueguino de Turismo (Infuetur), ve con preocupación la situación, aunque eligió el lado lleno del vaso. “Hay quienes hablan de una recuperación real en nueve meses, y hasta 18, pero sabemos que ahora tenemos que empezar a trabajar en la reactivación y generar esa luz de esperanza”.

Como Tierra del Fuego es un destino aerodependiente, y con mucho turismo extranjero, se complejiza la recuperación, pero confía en promociones e incentivos que atraigan a los argentinos hacia un destino que ha crecido enormemente en los últimos años. 

“Como ventaja, el nuestro es un destino de naturaleza, no un conglomerado urbano, y hay muy buena infraestructura en alojamiento y gastronomía”, aclaró. Querciali sabe que el turismo internacional llegará a mediano o largo plazo, y que los prestadores deberán adecuar su oferta frente a la nueva realidad. 

“Necesitamos estar preparados. Quizás la temporada de invierno no comience en junio sino a fines de julio o incluso principios de agosto, pero por suerte tenemos buena calidad de nieve hasta octubre”, destacó.

“Le tengo mucha esperanza a Tierra del Fuego como destino. En el inconsciente de las personas, el fin del mundo, el trencito, el presidio, ese sitio alejado y tentador con mucha oferta al aire libre y de naturaleza, nos hace estar entre los elegibles”. 

En la otra punta de la inmensa Argentina, Jujuy, el ministro de Turismo Federico Posadas destacó: “Tenemos dos grandes escenarios probables. Uno más optimista, de recuperación de cierta normalidad, y un escenario B en el que debamos convivir con la pandemia”.

El funcionario aclaró que aunque sea difícil la primera visión, están muy confiados en la salida. “La mayor esperanza que tenemos a corto plazo es mantener el 0 en el arco (sobre los recientes índices de contagio en la provincia), como nos gusta utilizar la metáfora futbolera. Luego será Jujuy para los jujeños, más tarde integraremos a Salta, y seguiremos ampliando”.

Para Posadas, es fundamental armar corredores seguros. “La primera salida será a nivel provincial y regional, donde nos podamos mover con libertad. Hemos sido de los más restrictivos en el interior, y de los primeros en dar los pasos rápidos, ya que liberamos actividades deportivas al aire libre”. 

El siguiente objetivo es abrir la gastronomía, respetando protocolos muy estrictos. El funcionario agregó que trabajarán “políticas de precios muy agresivas, para arrancar con volumen más que con calidad, y recuperar la confianza. Mucha gente está desesperada por viajar, pero aún tiene miedo”.

Cerca o lejos del otro

Sebastián Slobayen, ministro de Turismo de Corrientes, detalló que hoy, con la actividad completamente detenida, están trabajando en “una instancia de subsistencia que nos permita llegar en buenas condiciones al día después”.

“El turismo interno será clave, pero debemos luchar por la recuperación de la confianza en viajar. El turismo es el vínculo con el otro y estamos en un escenario complejo, donde la lógica sanitaria es alejarse. Es un proceso hasta filosófico, que se tiene que ir dando primero por la mayor cercanía geográfica y cultural. Cada vez que nos mostremos más cerca, más seguros, más amigables, y al mismo tiempo más respetuosos, nos iremos recuperando, escalón tras escalón”.

En el inicio, saben que el turismo internacional será limitado, al igual que el de larga distancia. “Los primeros turistas volverán con medios de transporte propio y por tierra, lo que nos obliga a adaptar las condiciones de la oferta y la calidad. Lo que antes no estaba en agenda, como es la seguridad sanitaria, hoy será un aspecto prioritario”.

Slobayen aseguró que las perspectivas no dan ninguna certeza de plazos, y que “la cola negativa será larga para recuperar el flujo normal de ingresos”, aunque destacó que la oferta correntina se adapta a las dinámicas y expectativas futuras, como el turismo de naturaleza, experiencias no masivas, espacios abiertos.

El secretario de Turismo de Bariloche, Gastón Burlón, ve difícil que en invierno pueda empezar a reactivarse la actividad, pero no lo descartó. Actualmente, trabaja en dos líneas fuertes: asegurarse de que los turistas que quedaron varados en la ciudad regresen a sus hogares, y pensar en el “minuto 1” de la salida de la pandemia.

“Tenemos todas las estrategias armadas para que, al llegar el momento, podamos levantar la térmica y volver a invitar a la gente para que venga”.

El funcionario dijo que han realizado encuestas sobre qué piensa la gente, y sobre un perfil de pasajeros, pero es algo que va cambiando a diario. “Tenemos desarrolladas plataformas de venta, pero no nos pareció el momento para largarlas aún. Aunque hay mucha gente que ya está pensando en viajar, la situación económica será complicada”. 

“Pensamos la salida en anillos. Lo que más rápido va a reaccionar es lo que está cerca. En nuestro caso, la afluencia de turistas del Valle de Río Negro y Neuquén. Somos conscientes de que aviones no va a haber, mucho menos del exterior”. 

“Trabajamos sobre la idea de que en invierno pueda venir algo de gente, y poder recibirlos. Ojalá ocurra, aunque las posibilidades hoy son escasas”.

2016. Todos los derechos reservados.
La Voz.