Buscar Buscar Enviar por email Enviar por email Menu Menu Red de sitios Red de sitios Reloj Reloj Reloj Reloj Twitter Twitter WhatsApp WhatsApp Facebook Facebook Pinterest Pinterest Instagram Instagram Instagram Instagram Tumblr Tumblr Google+ Google+ Reproducir video Reproducir video Pausa Pausa Ver Ver Expandir Expandir Video Video Imagen Imagen Lista Lista Compartir Compartir Enviar Enviar Anterior Anterior Anterior Anterior Siguiente Siguiente Siguiente Siguiente Cerrar Cerrar Cerrar Cerrar Voy de Viaje Voy de Viaje En Familia En Familia En Pareja En Pareja Con Amigos Con Amigos Solos Solos En Avión En Avión En Auto En Auto Tips de Viaje Tips de Viaje Gastronomía Gastronomía Exóticos Exóticos Ciudades Ciudades Playas Playas Teens Teens Cuaderno de Viaje Cuaderno de Viaje Bus Bus Crucero Crucero Aventura Aventura
Argentina

Colores del valle patagónico

Un recorrido por el importante centro turístico neuquino que lentamente vuelve a brillar luego de las lluvias de cenizas.

Por Octavio Cosacov (Especial).

Son 420 kilómetros los que separan a Neuquén Capital de San Martín de los Andes, consagrado centro turístico de la misma provincia.

Esta  pequeña ciudad donde sus 33 mil pobladores habitan entre bosques encantados, lagos azulados y montañas está ubicada al sudoeste de la provincia de Neuquén, sobre la costa del lago Lácar y cuidada con recelo por la cordillera de los Andes.

Una vez allí, más aún si es la primera vez que se recorre este destino, se sorprenderá ante la intensidad de colores naturales que, de lado a lado, modelan e imprimen la estética tan particular de San Martín de los Andes.

Así, entre el verde imponente de las montañas, se asoman pequeñas y grandes casas de techo a dos aguas de chapa con las características paredes de madera.

El toque distintivo que decora a todo el valle es el color amarillo furioso de las retamas que bañan las montañas y alrededores. Pese a resultar afectados en el pasado julio por la cenizas que les causó grandes perjuicios  económicos, la ciudad muestra hoy una cara más relajada.

Las actividades cotidianas siguen su curso aunque todavía el fenómeno no haya desaparecido y se note levemente su presencia en algunos lugares.

La ciudad de San Martín de los Andes es pequeña pero muy amena. Las ordenanzas municipales establecen un estilo homogéneo en la arquitectura que da como resultado una localidad pintoresca de casitas y restaurantes de madera.

La diaria. Manejarse en colectivo es una de las mejores opciones para manejarse en la ciudad. Tienen un horario riguroso, sólo es cuestión de averiguar los horarios de cada uno y no surgirán problemas.

En el caso de decidir acortar las distancias con un taxi, la experiencia personal me demostró que ese servicio es uno de los más caros de la Argentina; cada kilómetro cotiza alrededor de  $ 10. Por suerte coexisten con remises que se convierten en una alternativa más “amable” para el bolsillo del turista.

Aventuras de montaña. San Martín de los Andes es el centro turístico más importante de la provincia del Neuquén.

Aunque la reina de la temporada de nieve es el cerro Chapelco que atrae a miles de turistas, el verano goza de una tentadora oferta de actividades que nada tiene que envidiar al invierno.

El gran lago Lácar, mide unos 25 kilómetros de largo por cinco kilómetros de ancho e invita a actividades náuticas.

Algo muy destacable de San Martín de los Andes es que tiene distancias amistosas. Se puede dejar el auto en el centro y luego de media hora de caminata atravesar pequeños senderos  flanqueados por álamos, pinos y ejemplares de amancay para  sumergirse en la inmensidad del mágico bosque donde se encuentra el cerro Bandurrias que pertenece a los mapuches. Mountain bike, cabalgatas, rafting, parapente y pesca son alguna de las tantas aventuras que el lugar tiene para ofrecer.

2016. Todos los derechos reservados.
La Voz.