Buscar Buscar Comentar Comentar Enviar por email Enviar por email Menu Menu Red de sitios Red de sitios Reloj Reloj Reloj Reloj Twitter Twitter WhatsApp WhatsApp Facebook Facebook Pinterest Pinterest Instagram Instagram Instagram Instagram Tumblr Tumblr Google+ Google+ Reproducir video Reproducir video Pausa Pausa Ver Ver Expandir Expandir Video Video Imagen Imagen Lista Lista Compartir Compartir Enviar Enviar Anterior Anterior Anterior Anterior Siguiente Siguiente Siguiente Siguiente Cerrar Cerrar Cerrar Cerrar Voy de Viaje Voy de Viaje En Familia En Familia En Pareja En Pareja Con Amigos Con Amigos Solos Solos En Avión En Avión En Auto En Auto Tips de Viaje Tips de Viaje Gastronomía Gastronomía Exóticos Exóticos Ciudades Ciudades Playas Playas Teens Teens Cuaderno de Viaje Cuaderno de Viaje Bus Bus Crucero Crucero Aventura Aventura
Ciudades

Bosques de Palermo, un oasis en ciudad de Buenos Aires

Los bosques de Palermo, en Buenos Aires, encierran múltiples opciones de naturaleza, esparcimiento, arquitectura, gastronomía y arte.

Por Bibiana Fulchieri (Especial).

Dentro de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Palermo –el barrio más grande y variado– contiene un surtido de sub-barrios “no oficiales” como Soho, Las Cañitas, Hollywood, Queens, Glam, Vip y Nuevo. Sin embargo, posiblemente una de las características que más atrae a los visitantes en esta zona sea su pulmón verde, denominado Parque 3 de Febrero. Fundado por Sarmiento en 1874, se lo conoce popularmente como los Bosques de Palermo y engloba cuatro lagos, espacios parquizados y monumentos históricos nacionales; todos de características singulares y posibles de visitar en caminatas o bicicletas partiendo desde plaza Italia, en Av. Las Heras intersección con Av. Santa Fe.

De zoo a ecoparque. En Av. Las Heras y Sarmiento esta el viejo pórtico de piedra que marcaba el acceso al Jardín Zoológico de Buenos Aires, recientemente transformado en el Ecoparque Interactivo. Este predio, acondicionado para albergar a más de 1.500 animales, tiene una rica historia, ya que formaba parte de la estancia de Juan Manuel de Rosas.  

El paseo hoy reciclado conserva algunos de los animales de mayor edad (como la famosa elefanta “Mara”), que no resisten traslado. La nueva propuesta se dirige especialmente a niños y jóvenes, a quienes se invita a vivir distintas experiencias –algunas, virtuales– vinculadas con la biodiversidad, la sustentabilidad y la conservación de la fauna. Entrada: $ 245.

Jardines con sello francés. Sobre Av. Santa Fe y Av. Las Heras se ubica el Jardín Botánico Carlos Thays, un sitio con encanto perdurable gracias al talento del arquitecto-paisajista francés que creó esta reserva vegetal en 1890.

Cuenta con cinco hectáreas para observar especies autóctonas y dos dedicadas a las de otros continentes. Los recorridos pueden ser libres o seguir guiones según senderos predeterminados como “flora nativa”, “los reyes de Sarmiento”, “árboles de mi ciudad” y “etnobotánica”. Llaman particularmente la atención el denominado “Castillo de Chocolate” –excasa de Thays y actual administración– y el invernáculo francés de estilo Art Nouveau.

Rosas multiplicadas. El Rosedal es el más popular y visitado de los espacios al aire libre dentro de este gran parque porteño, que asemeja a un oasis en pleno cemento.

A pocos días del inicio de la primavera, el sitio reverdece con fuerza y deja al descubierto su mayor tesoro: miles de rosas. Estas cubren todo el jardín, emplazado al terminar el puente blanco que cruza el lago y caracteriza la postal el sector. A metros de allí están el Jardín de los Poetas y el Patio Andaluz. Gratis.

Pagodas y sushi. Recientemente renovado para celebrar sus 50 años dentro de los Bosques de Palermo, el Jardín Japonés es el lugar ideal para relajarse durante los días de semana. Localizado sobre Av. Casares 2966, entre plaza Sicilia y plaza Alemania, el predio ofrece un destacado conjunto de botánica nipona.

Posee una pagoda donde se puede saborear el mejor sushi o disfrutar del servicio de té, y un vivero con las especies más deseadas. Siempre es posible encontrarse con sorpresas, como talleres de origami o bonsái, y festivales de la colectividad, como Haru No Hi, con tambores y danzas, que se realizará el próximo 24 de septiembre para recibir a la primavera. La entrada tiene un valor de $ 95.

Comentá esta nota

2016. Todos los derechos reservados.
La Voz.